Cuando hablamos de señales nos referimos a varios tipos de advertencias. Veamos juntos cuáles son los tipos de señales y dónde se utilizan.

El término “señalización” indica una comunicación no verbal que se produce simplemente sobre la base de imágenes que pueden traducirse inmediatamente en un significado específico. Existen diferentes tipos de señalización pero quizás la más común es la seguridad vial con la que todos tenemos que lidiar en nuestra vida.

Si bien es fácil pensar que es igual para todo el mundo, en realidad cada país adopta el suyo. Sin embargo, aunque existen muchas diferencias, también hay puntos en común que se han vuelto universalmente reconocidos y aceptados, como el significado de ciertos colores asociados con señales.

Si tuviéramos que dar un caso concreto, podríamos tomar la señal que indica la obligación de parar, el clásico “Stop”, que se puede encontrar en cruces, accesos a carreteras principales desde secundarias, semáforos, etc. El cartel tiene forma hexagonal, la frase en blanco en letra grande sobre fondo rojo.

Todos aprenden, desde el momento en que comienzan a conducir un vehículo, que al ver el color rojo y estas palabras debes detenerte de inmediato, ya que no hacerlo podría causar accidentes potencialmente fatales. Por lo tanto, asociamos el color rojo con un peligro inminente.

La señal no es la misma en todos los países del mundo y lo podemos ver si tomamos la señal de alto japonesa como ejemplo. De hecho, el letrero tiene una forma diferente, ya no hexagonal sino de triángulo invertido, con el equivalente a la palabra Stop en japonés, o “tomare”. No obstante, comparte una similitud con los del resto del mundo, es decir, el color rojo, que es por tanto el elemento en común que lo hace inmediatamente reconocible.

Colores preestablecidos

Como acabamos de subrayar, con el ejemplo del letrero rojo, los letreros deben respetar los colores establecidos en el código de circulación, precisamente en el artículo 39 que describe sus parámetros y tonalidades. En lo que respecta, por ejemplo, a las señales en las autopistas, las señales indicadoras deben ser necesariamente de color verde, mientras que el azul se puede utilizar para las carreteras de cercanías y el blanco para las urbanas.

El negro generalmente indica áreas industriales o la presencia de fábricas y a menudo es posible encontrarlas en los suburbios de las grandes ciudades, mientras que el amarillo se usa para señalar peligros o desviaciones de la ruta original. Seguramente a ti también te habrá pasado que has visto las franjas que indican que la calzada se vuelve amarilla repentinamente en un tramo de carretera. Esto significa que ha habido un desvío o que encontrará construcciones de carreteras más adelante.

La importancia de la señalización

Según el Código de Circulación, la señalización debe ser imprescindible, por lo que no debe estar presente en una cantidad superior a la normal ya que el conductor no debe tener información superflua sino concentrarse en lo que realmente importa. Además, aún más importante es la visibilidad.

Siguiendo este concepto, las señales deben estar a la distancia correcta, a fin de que el conductor tenga tiempo de reaccionar ante lo que está a punto de encontrar en su camino. Esto solo se puede lograr con estudios de ruta cuidadosos y un mantenimiento continuo de las señales que deben limpiarse después del invierno o reubicarse después de haber estado expuestas a una luz brillante que puede haberlas atenuado, lo que dificulta la lectura de la información mientras se conduce.

Los materiales de construcción dan un gran paso adelante. De hecho, las nuevas señales son visibles en la oscuridad y también en condiciones de escasa visibilidad dada por la niebla y otros agentes atmosféricos, una evolución que ha vuelto extremadamente obsoletas las señales de hace unas décadas. En realidad se trata de películas reflectantes añadidas a la señal y que duran al menos diez años sin deteriorarse.

Otros signos

Sin embargo, las señales no son solo señales de tráfico, sino que también hay señales específicas en diferentes contextos. Basta pensar en el aeropuerto o en el contexto de obras específicas. En cuanto a la autopista, esta última también debe cumplir con normas y códigos regulatorios muy específicos. En cuanto a las señales de seguridad en el lugar de trabajo, se debe brindar información para preservar la salud de quienes se encuentran en esa zona a través de señales que pueden ser de prohibición, advertencia, prescripción y rescate.

Los primeros prohíben conductas que puedan provocar situaciones de peligro y, como ocurre con la señalización vial, deben resaltarse en rojo. Los de advertencia, que invitan a la precaución, aprovechan las tonalidades que oscilan entre el amarillo y el naranja. Las señales de prescripción, que por tanto requieren comportamientos específicos, están en azul, mientras que las señales de salidas, caminos, puertas y vías de evacuación están en verde.

Tener conocimientos básicos de esta señalización también puede ser útil para quienes no estén familiarizados con obras de este tipo ya que es posible encontrar señales de prohibición incluso en lugares públicos. Seguramente te habrás encontrado con señales rojo-blancas con una barra central oblicua.

Entre los más famosos tenemos el “no fumar”, “no usar llamas abiertas”, “no peatones”, “no entrar” y así sucesivamente. Poder encontrar la información exacta en el momento adecuado es importante para preservar su salud y la de quienes nos rodean.

Otras señales presentes en cualquier entorno público son las relativas a emergencias, con señalización de salidas, indicaciones a seguir en casos excepcionales, presencia de botiquín y teléfono de salvamento. Estos son de color verde y, en algunos casos, también son brillantes, para facilitar su identificación incluso en caso de un apagón repentino.