Así nació y se desarrolló este producto de guerra para convertirse en una herramienta útil en situaciones de emergencia, para asegurar la respiración incluso en ambientes tóxicos.

Hoy en día todo el mundo sabe qué es una máscara antigás, se suele ver en los kits de emergencia y cualquiera que haya ido a la escuela habrá visto al menos una foto en los textos de historia. La máscara antigás, tal y como su nombre indica, es un dispositivo diseñado para permitir que el ser humano respire incluso en ambientes tóxicos, donde existan humos mortales o en cualquier caso capaces de infligir daños al sistema respiratorio.

Pero, ¿cuándo fue la invención del primer prototipo? ¿Y quién presentó la patente? Con nuestro artículo queremos dar respuesta a estas preguntas. La patente fue presentada por Benjamin C. Lane, ciudadano estadounidense, precisamente de Cambridge, en el estado de Massachusetts.

Podemos aprender esto precisamente de la patente 7.746 que se remonta a 1850 y que dice: “Benjamin C. Lane, de la ciudad de Cambridge en el estado de Massachussets, inventó una herramienta útil llamada salvavidas neumático de Lane, que puede usarse para respirar aire puro de una cámara de aire para entrar en edificios con humos o aire envenenado ”.

Máscara de gas en la antigüedad.

Aunque Lane puede ser el inventor del dispositivo en los tiempos modernos, no se debe suponer que las poblaciones de más de miles de años no hayan tenido intuiciones al respecto. De hecho, parece que los griegos utilizaron las esponjas marinas de una forma no muy diferente. Quizá se esté preguntando por qué exactamente estos organismos marinos. Pues bien, las esponjas son filtros vivos del mar, presentes en el planeta desde hace unos 500 millones de años y además de ser utilizadas para esponjar, se insertaban en herramientas para proteger a los trabajadores que se bajaban a pozos de aguas contaminadas.

Posteriormente, durante el curso de la historia humana, encontramos nota de un dispositivo similar en territorio iraquí, en un texto que data del siglo IX d.C. En épocas más recientes, durante la época medieval, encontramos la clásica máscara de los médicos que trataron la epidemia de peste, que recordamos diezmó la población del continente europeo, cobrando unos 20 millones de víctimas.

Era una máscara de gas rudimentaria, con un simple pico en forma de gancho lleno de hierbas y especias que desprendían un fuerte olor y que se pensaba que protegían de enfermedades.

Antes de llegar a la patente de Lane, habrá más golpes de genialidad. La primera a finales del siglo XVIII, por un minero, Alexander Von Humboldt, quien concibió un respirador con globo para trabajar en la mina evitando los repentinos humos tóxicos. Baste decir que antes, para garantizar la seguridad de los mineros, se introducía un pájaro en una jaula para hacerles compañía mientras cavaban. Si el ave muriera repentinamente, los mineros sabían que habían liberado un gas tóxico y debían evacuar el túnel lo antes posible.

El segundo, sin embargo, se remonta a 1823, unas décadas antes de la patente de Lane, y preveía una máscara conectada a un tubo al que se bombeaba aire fresco, útil para entrar, por ejemplo, en edificios en llamas.

Máscara de gas de guerra

Sin embargo, estas herramientas no siempre han sido diseñadas con fines estrictamente humanitarios, y no pasó mucho tiempo después de la patente antes de que se utilizaran en el campo de la guerra. Los primeros en utilizarlos, en 1915, fueron los soldados franceses que tuvieron que responder a los ataques de los alemanes llevados a cabo con armas químicas. Fue en la segunda batalla de Ypres, en 1915, cuando Alemania atacó a las tropas francesas con cloro gaseoso que causó unas 85.000 víctimas pero intoxicaron a más de un millón de soldados.

Entre los gases letales que se desarrollaron también se encontraba el gas mostaza, llamado “gas mostaza” por su olor característico, utilizado en julio de 1917 por los alemanes para atacar a las tropas británicas estacionadas en Ypres en Bélgica. Más tarde, las máscaras de gas se convirtieron en la norma para proteger a los soldados de lesiones externas e internas que podrían causar la muerte en poco tiempo.

Durante la Primera Guerra Mundial, incluso los soldados italianos descubrieron los usos de la máscara antigás, de forma completamente aleatoria. Al llenar un pañuelo con pasto y tierra y presionarlo contra el tracto respiratorio, entendieron que el aire se podía filtrar y, por lo tanto, prepararon máscaras rudimentarias, hechas de gasa, empapadas en sustancias como carbonato de sodio e hiposulfito de sodio. Los resultados, sin embargo, eran fluctuantes y si por un lado se filtraba el aire, por otro lado las sustancias provocaban irritación en el rostro.

Fue en 1917 cuando el coronel inglés Harrison fabricó un respirador con filtro que fue utilizado por todos los soldados de la Entente, máscaras que incluso fueron compradas a Italia para brindar a sus soldados una protección adecuada contra los ataques químicos.

Máscaras de gas modernas

Durante más de un siglo, las máscaras han evolucionado y ahora se utilizan en entornos cotidianos. Los productos de hoy están hechos de goma o silicona y se adhieren perfectamente al rostro. Algunos incluso tienen protección para los ojos gracias a una visera compuesta. Son utilizados principalmente por personas que tienen que ingresar a ambientes tóxicos, como policías, bomberos y otro personal que trabaja en emergencias, como la atención médica. Además, los mineros también deben usarlos.

Sin embargo, si además quieres equiparte con una buena máscara antigás para tener en casa ante cualquier emergencia, debes recordar que el filtro marca la diferencia. La duración de los filtros sin abrir es alta, pero su utilidad también decae después de diez años. Una máscara de gas sin filtro es prácticamente inútil, así que asegúrese de comprar una con filtro sellado y de larga duración.